En 2012, Bolivia alcanzó su pico histórico de conversiones con casi 50 mil traspasos