Barcelona, entre los principales puertos del mundo que usan GNL como combustible marino