Gas natural, la única alternativa sostenible para el transporte marino