El biometano producido en Europa es un 30% más barato que el gas natural