Las ciudades más contaminadas registran más muertes por COVID-19