Gas natural, el combustible que garantiza la calidad del aire urbano