La fábrica de Toyota opta por el biogás líquido