Ocho países de la UE apuestan por el gas para lograr emisiones netas cero