Empresa que opera en los puertos de Los Ángeles y Long Beach recibe ayuda para reducir su flota a diésel