Estados de Indiana y Texas ayudan a flotas a incorporar vehículos limpios