Una de las ciudades más habitables de Ucrania apuesta por buses a gas