Una de las flotas más grandes de Washington se pasa al GNL